lunes, 10 de mayo de 2010

Carta de un adolecente a su padre

EL padre entra al cuarto del hijo y ve
una nota encima de la cama.
Temiendo lo peor comienza a leer:

"Querido papá: con mucho pesar te informo que me estoy fugando con mi nuevo amor: Gerardo, un moreno muy lindo que conocí.
Estoy apasionadamente enamorado.
Es muy apuesto con todos esos "piercings" y tatuajes, y tiene una super moto BMW.
Pero no es solo por eso... es que descubrí que no me gustan las mujeres y como sé que no vas a consentirlo decidimos huir y ser muy felices en su casita rodante.
Él ya me dijo que quiere adoptar 1 o 2 hijos conmigo, y eso es algo que siempre quise para mí.
Además aprendí con él que fumarme un porrito de vez en cuando es una cosa natural y nos hace mucho bien; me prometió que jamás en nuestro hogar nos va a faltar marihuana para fumar.
Gerardo cree que yo, nuestros hijos adoptivos y todos sus amigos "gay" viviremos en perfecta armonía.
No te preocupes papá, yo me sé cuidar, y a pesar de mis 15 años ya tuve antes varias experiencias con otros chicos y tengo certeza que Gerardo es el hombre de mi vida.
Un día vuelvo, para que mamá y vos conozcan a nuestros hijos.

Un gran abrazo y hasta algún día. De tu hijo, con amor."

El padre casi desmayándose continua leyendo...

"PD: Papá, no te asustes. Es todo mentira. Estoy en la casa de Mariana una minita del cole que está re-fuerte.
Solo quería hacerte ver que existen cosas mucho peores que los aplazos de mi boletín que está en el primer cajón -y que tenés que firmarme-

Un apretado abrazo de tu hijo.. burro... pero macho !

Para mis gordas, Mis mejores amigas..

Por que estan ahi, cada vez que yo las necesito..
son las hermanas que la vida me dio..
gracias.
de corazon..


video

La Sentencia (acertijo)


Se dice que hubo un tiempo en el que un perverso Rey dejaba al azar la sentencia de los reos, para ello, les daba la opción de elegir entre dos papeletas, en una estaba escrita la palabra “Muerte” y en la otra la palabra “Vida”. Cierto día, el Rey sometió a juicio a uno de sus súbditos más odiados, por lo que decidió escribir en las dos papeletas la palabra “Muerte”. El reo, conocedor del ardid del Rey, e imposibilitado para hablar, se las ingenió para escapar de la trampa.

¿Sabrías decir cual fue la solución que encontró el súbdito para salir con vida?